Skip to main content

El Bingo, un juego de azar que paseó por el mundo

04 junio 2021

El Bingo desde sus orígenes recorrió el mundo y tuvo la particularidad que en cada espacio que llegó fue aceptado y visto de buena manera como vía de entretenimiento

Una parte de la historia del Bingo ubica su nacimiento en China, pero, aunque parezca extraño es amplia su trayectoria por el mundo. Hay otra parte de la historia que ubica su origen en Italia para el siglo XVI, allí se convirtió en un tipo de lotería llamada «Lo Giuoco del Lotto D’Italia». Inicios que se han traducido en estos momentos en el bingo online, aprovechando el poder de las nuevas tecnologías.

Volviendo a la historia, por el gran entretenimiento que ofrecía el Bingo paseó por Europa ganando fanáticos. Al llegar a Francia, donde hizo su primera parada era un juego de azar para la clase alta, solo las personas pudientes tenían la oportunidad de divertirse con este juego que en este país era llamado “Le Lotto”. De allí tomó vuelo a Alemania. Los alemanes se anotaron en la diversión del bombo, pelotitas enumeradas y los cartones.

En Alemania los más pequeños eran a los que más divertía el Bingo, además, sirvió como una forma divertida en la que pudieran aprender sobre matemáticas e historia.

De Europa tomó rumbo a América del Norte específicamente a Estados Unidos, donde empiezan a jugar Bingo en las ferias y fue el país donde surgió el nombre con el que se conoce actualmente este juego de azar. Al principio en EEUU el Bingo fue llamado “Beano”, palabra que usaba cada persona que ganaba.

Un tiempo después de llegar a Estados Unidos de “Beano” pasó a “Bingo”, ¿cómo? En una oportunidad un vendedor de juguetes de Nueva York llamado Edwin Lowe se convirtió en fanático de este juego cuando en unos de sus viajes lo conoció y disfrutó de su entretenimiento. Lowe se hizo tan experto que tuvo la idea de crear su propia versión para jugarlo junto a sus amigos. Relata la historia que en una ocasión uno de los amigos de Lowe se emocionó tanto al ganar que en vez de “Beano” gritó “Bingo” y desde allí le quedó ese nombre al resultar vencedor en una de las partidas.

El Bingo desde sus orígenes recorrió el mundo y tuvo la particularidad que en cada espacio que llegó fue aceptado y visto de buena manera como vía de entretenimiento y diversión ganando fanáticos en todos los países que lo mantiene como uno de los juegos favoritos de miles y miles de personas.

Fuente: mdzol.es